martes, 17 de enero de 2017

Horarios y actividades del centro comienzo 2017

YOGA CON LUPE (654 30 87 44):

Martes y Jueves
3 sesiones de 1 hora y media
9,30 / 18,30 / 20,00

Domingo a las 9,30
(Previa Confirmación)




PILATES CON CAROL (610 06 52 83):

Lunes y Miércoles

1 sesión de 1 hora
12,00






MASAJES CON CRISTOBALINA

Previa cita telefónica: 647 55 40 50

miércoles, 6 de julio de 2016

Yoga en la playa Atlanterra - ZAHARA

Un verano más nuestra amiga Lupe se desplaza a Zahara para seguir impartiendo sus clase de Yoga desde el mágico sitio de Front'All'Africa

De Julio a Septiembre
MARTES y JUEVES
9:30 de la mañana


654 30 87 44

viernes, 10 de junio de 2016

Un masaje en un día cualquiera

Por Cristobalina
Hoy, como un día cualquiera, he trabajado el masaje.
Hoy, como un día cualquiera, siento la necesidad de contaros mi experiencia vívida a través del con_tacto.
Hoy, como cualquier día,  hace  unos 20 años atrás, me adentré en el mundo del masaje; entonces no sabía a lo que iba en realidad. Lo que me venía era una profesión con la que hacerme un hueco en el mundo laboral, atrás quedaban otros proyectos más intelectuales y apostaba por una formación corporal-vivencial.

No ha sido fácil llegar a este “ darme cuenta”. Para qué, cómo, cuándo, dónde …cuál era la búsqueda?
 Diferentes técnicas, estilos orientales,  occidentales-europeos, masajes terapéuticos,  relajantes,  masajes en espacios cerrados, al aire libre, frente al mar…masajes en pareja…y un derroche de gente, de buena gente, de gente de pueblo, de gente urbana,  extranjeros,  amigos, que sin saberlo, como un día cualquiera, me confiaban su cuerpo para ser tratadas sus dolencias físicas o del alma, a la vez que yo curaba las mías propias.
 Pasó mucho tiempo, pasaron muchos días, hasta que descubrí la necesidad tan grande que tenía de verme, de reconocerme, de encontrarme a través del otro, como si éste fuera un espejo dónde poder reflejarme y dónde , como cualquier día, poder reconocer al ser que soy …hasta ese día no supe el regalo que la vida me ofrecía a través del encuentro con el otro, en un  reducido y a veces escondido espacio,  surgía el encuentro conmigo mism@. Una experiencia nutricial, y amorosa.
Traía este legado del linaje paterno, de las mujeres que me precedieron  en ese linaje,  ellas eran curanderas, sanaban con sus manos, con su intuición, con su sabiduría innata, y con su hambre , de saber, su hambre de saberse alimentada en lo orgánico , en lo físico, su hambre  buscavidas, su intuición estaba al servicio de su hambre por vivir, y como suele suceder ,en un día cualquiera, como preñada quedé de esa cultura, de esa fuerza, ante la que hoy me rindo y doy las gracias, como si hoy fuése cualquier día…
El masaje me ayudó a abrir los ojos, los ojos del alma, me ayudó a escuchar mi corazón, e ir estando cada vez más en la escucha del otro, me ayudó a ponerme en acción.
Hace unos años, recibía masajes cada semana… lo que aquello me despertó!!
 La curiosidad, el deseo, el dolor, la palabra sentida, la impaciencia,  la risa, la complicidad con la masajista, la escucha,  viajes a tierras lejanas… (sensaciones, emociones, olores, sonidos, tacto). El masaje  me daba  la riqueza de saberme cuidada, en buenas manos, acompañada  …sí amigos, sí, es un regalo, una ambrosía y un derecho que me brindo con todo el respeto hacia mí.
Cuidándome , puedo estar para ti.
Cuidándome te cuido.
Gracias a todas las personas que habéis pasado por mi vida, por mis manos, por mis salas, es un viaje sin retorno, al encuentro con uno, es un viaje que podría suceder cualquier día…

lunes, 14 de diciembre de 2015

El yogui en la cocina : Aloo gobi de coliflor

Por Lupe,

Ingredientes 4 personas:
4 cucharadas de ghee
½ cucharada de semillas de comino
1 cebolla en trozos pequeños
1 trozo de jengibre de 4 cm picado
1 guindilla despepitada en rodajas finas
450 g de coliflor en ramilletes
450 g de patatas en trozos grandes
½ cucharadita de cilantro molido
½ cucharadita de gram masala
½ cucharadita de cúrcuma, dará un tono dorado
Sal
Ramillete de cilantro para decorar

Derrite el ghee a fuego medio en una cacerola con tapadera, echa las semillas de comino y remuévelas unos 30 segundos hasta que empiecen a dorarse y desprender olor.

Añade la cebolla, el jengibre y la guindilla y remueve 5 o 8 minutos, hasta que la cebolla se dore.
Incorpora la coliflor y las patatas removiendo y añade el cilantro molido, gram masala, cúrcuma y sal. Remueve 20 segundos más.
Tapa la cazuela, baja el fuego y cocina a fuego lento removiendo frecuentemente, cocina 20 o 30 minutos, hasta que las hortalizas estén tiernas al pincharlas con un cuchillo. Comprueba que no se pega en el fondo, pon un chorrito de agua si lo ves necesario. Comprueba la sal y espolvorea con cilantro picadito.

Buen provecho

martes, 8 de diciembre de 2015

El Yogui en la cocina: Pastel de merluza y gambas

Por Lupe,

1 masa de hojaldre o quebrada

Salsa de tomate casera

1 puerro

1 chalota

14 gambas

1 filete de merluza

1 brick de nata de avena

4 huevos

Aceite de oliva virgen

Sal, pimienta y perejil

Pela las gambas y reserva las cabezas, en una cacerola con aceite de oliva sofrie la chalota y el puerro muy picadito, añade las cabezas y rehoga unos 8 minutos, aplastando con una cuchara y  con cuidado las cabezas para que suelten jugo, corta en dados las merluza, retira las cabezas y añade la merluza, pon sal y cocina unos 10 minutos. En el vaso de la batidora pon el brick de nata de avena, los huevos, sal y pimienta y bate un minuto.

Desenrolla la masa y ponla en un molde redondo, echa en el fondo la salsa de tomate y reparte por encima el relleno de merluza y gambas, cubre con la crema de huevo y nata, espolvorea perejil fresco y al horno a 180 º unos 30, 35 minutos, pincha para asegurarte que ha cuajado bien.

Con esta medida tenéis para 4 personas.

Para acompañar, pela unos tomates que estén firmes en cubitos, desechando las semillas, pica cebollita fresca, cubos de queso feta, aceituna negras algo secas, tipo Marruecos, y hierbabuena. Aliña con sal, pimienta y aceite de oliva virgen.

Buen provecho.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

El Yogui en la cocina: Guiso revitalizante



Por Lupe,


Según el Ayurveda, en otoño debemos de cuidar los pulmones e intestinos, ya que son los órganos de asiento de dosha vata que son los órganos que sufren a la entrada del frío, esta receta no es mía, aunque tiene variaciones a mis gustos y los de mi familia, éste guiso triunfa en casa, es una forma distinta de comer potaje, los vecinos tocarán a tu puerta de lo bien que huele.

Para 4 personas

4 cucharadas de aceite de oliva
300 gramos de salchichas de cerdo ibéricas cortada en porciones
4 patatas medianas troceada a cascos
1 zanahoria grande muy troceada
1 cebolla grande troceada
2 hojas de laurel
1 manojo de romero fresco
1 bote de judías blancas drenadas y aclaradas
2 dientes de ajo
1 manojo de col, yo pongo col china cuando la encuentro o espinacas o acelgas…
1 1/5 de caldo de pollo o verduras
1 barra de pan y queso para fundir.

Puedes hacer este plato totalmente vegetariano sustituyendo las longanizas por seitán o tofu y el caldo vegetal

En una olla calienta el aceite a temperatura media. Cocina la salchicha  hasta que esté dorada, unos 8 minutos.

 
Añade las patatas, zanahoria, cebolla, hojas de laurel y romero.

Cocina removiendo de vez en cuando, hasta que las verduras estén tiernas, durante 10 min.

Añade las judías y ajo y cocina 3 minutos, añade la col, si es china mejor, y el caldo con sal y pimienta. Tapa y deja cocer 30 o 35 min. Listo

Acompáñalo con la parra de pan cortada en rebanadas, tuéstalas en el horno con el queso por encima.

Buen provecho

lunes, 23 de noviembre de 2015

El Yogui en la cocina: Ghee y Alu Roti

Por Lupe:


El yogui cuando cocina tiene que tener al preparar sus platos la misma diligencia que un buen doctor al preparar un medicamento.
El ghee no puede faltar en tu cocina, se prepara con mantequilla sin sal de buena calidad, muy apreciado en ayurveda, con multitud de propiedades, y tanto sirve para comerlo, como para echarlo en tus ojos para evitar ojos secos, infeccion, lubricante de articulaciones….la mantequilla después del proceso de limpieza queda liquida, dorada, rica en calcio y aceite linoleico.

 Explico cómo se prepara:
Necesitas ½ kilo de mantequilla eco

Pon la mantequilla en una cacerola a fuego muy bajo, el proceso dura 15 o 20 minutos, deja que se derrita la mantequilla y que vaya soltando la espuma en la superficie, ve quitando la espuma con una cuchara, ve haciendo esto hasta que deja de soltar espuma, cuando empieza a oler a frutos secos y tenga un bonito color estará listo, otra forma de ver si está hecho es echando una gotita de agua, si chisporrotea es que ya está listo. Ponlo en un bote de cristal y listo, no necesita frio, puedes cocinar con él, tomarlo en leche caliente con pasta de cúrcuma….y lo necesitas para la receta de hoy.


Alu roti.
Para 12 bolas
4 tazas de harina integral o normal
9 cucharadas de ghee
1 taza de agua fría
Relleno
2 patatas medianas cortadas
3 cucharadas de ghee
½ taza de cebollas troceadas
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de comino
½ cucharadita de gran masala
½ cucharadita de chile fresco
½ taza de cilantro fresco
Zumo de medio limón
¼ de taza de ghee derretido

Mezcla la harina y las 9 cucharadas de ghee en un recipiente grande.
Añade agua y amasa. Si está seca, añade más agua, una cucharada detrás de otra, y vuelve amasar. Cubre y reserva 30 minutos.
Para el relleno cuece las patatas con agua con sal 20 minutos. Haz un puré.
Calienta 3 cucharadas de ghee a temperatura media. Añade las cebollas y saltea. Incorpora la sal, comino, gran masala, chiles y el puré de patata. Mezcla y vierte el cilantro y el zumo de limón.
Divide la masa en 12 bolas. En una superficie ligeramente enharinada, haz unos círculos de 6 cm.
Dispón entre una y dos cucharadas del relleno en medio de cada circulo. Tira hacia arriba de los bordes de la masa y júntalos para sellarla.
Aplana cuidadosamente cada roti formando círculos  de 6 cm y cúbrelos con un paño húmedo.
Cocina el roti en una sartén a temperatura media-alta durante un minuto de cada lado.
Pincela el roti con un poco de ghee derretido, y cocina durante otros dos minutos. Luego dale la vuelta y pincela con ghee derretido durante otros dos minutos hasta que esté ligeramente dorado por ambos lados.


Buen provecho.